Hoy te hablo de tu tema sensible, delicado… de esos temas que evitamos porque duelen o nos confrontan.. y por eso precisamente es importante hablar de ellos, expresarlos.. para que no bloqueen o estanquen nuestras vidas.

Te cuento…
Anoche soñé con mi madre.. que falleció cuando yo tenía 26 años.. Fue un sueño tan vívido y extraño que me levanté hablando con ella, echándola de menos, muy emocionada.

Es curioso, porque desde que he llegado a Creta, estoy teniendo varios sueños así, de esos que cuando te despiertas se sienten reales!
Siento que puede ser una limpieza por la etapa de cambio que ha comenzado… El caso es que me movilizó bastante.

Después de soñar con mi madre, que me trajo mucha nostalgia, en el mismo modo melancólico empecé a pensar en otras personas que ya no estaban en mi vida, e incluso en mis amistades de Tenerife, Portugal y otros lugares del mundo (una de los handicaps de ser nómada, y bendición al mismo tiempo pues aprendes pronto el desapego)…

El caso es que cuando me di cuenta cómo me estaba bajando la energía y mis pensamientos me estaban llevando a sentirme sola, o a preguntarme si me habría equivocado en algo… (La mente de mono que te lleva por mil caminos parloteando si la dejas y no tomas las riendas…)

Me di cuenta, cerré los ojos, respiré profundo y sentí todo el amor por mi madre en mi corazón.. sentí que estábamos conectadas y casi pude sentir su presencia en el latir que pulsaba la vibración de todo mi cuerpo…

Conecté con la verdad, o al menos mi verdad. Que ella, si bien ya no está en cuerpo, si lo está en alma, y la puedo sentir y apreciar siempre que quiera..

Además elijo pasar una vida apreciando los buenos momentos, en lugar de lamentando los que no se dieron nunca.

Y que aunque esté lejos de amigos no estoy sola, tengo personas maravillosas en mi vida y no hay día que no pueda abrazar a alguien aunque sea en la distancia, entre palabras cariñosas, energía amorosa, miradas cálidas, apoyo constante si lo elijo. Al momento volví a sentir total gratitud y plenitud.

Recordé que mi madre, y los seres queridos que he perdido por uno u otro motivo.. puedo conectar con ellos cuando yo quiera, desde el amor incondicional que representa para mi en su presencia de ALMA, traer sus cualidades a cada átomo de mi ser, vibrar con ella.

Cuando hice ese gesto hoy con mi madre (es un cambio de mirada, y un sentir la vibración del amor en todas mis células) la energía cambió por completo… Volví a sentirme plena, afortunada. sostenida.

¿Y tú? ¿Estás “echando de menos” a alguien?
¿Te duele un sentimiento de pérdida al sentir que te falta alguien o algo?.

Cuando lo estás pasando mal o tu corazón se encoge un poco porque “estás echando de menos” a alguien o algo, ponle consciencia para darte cuenta que en ese momento no estás utilizando todo el potencial para el que está destinado tu capacidad sensorial y sensitiva.

Toma consciencia de que mucho más es posible y empieza a ver esos momentos de “duelo” o “apego” a esa persona, situación o cosa que estás añorando, como una oportunidad de elevar  y expandir esos sentimientos de amor y conexión, conectando con la apreciación y gratitud de todo lo vivido. Al sentir su PRESENCIA en tu corazón, el amor incondicional, vuelves a estar vibrando en la abundancia.. en lugar de en la pérdida, de la escasez en lo que te puedes perder ( con el peligro de seguir activando más de lo mismo, ya que donde pones el foco, la energía crece = Ley Universal)

Comprende que puedes activar esa vibración de amor y conexión dentro de ti en cualquier momento!! Y, a partir de ahí crear algo nuevo, abrirte a nuevas relaciones, a nuevas experiencias vitales, y, sobre todo, a amplificar tu paz interior, y tu sentido de plenitud, al saber que no existe la separación. ni las distancias, cuando conectas en una vibración elevada de amor en tu corazón.

Se quien según quien esté leyendo esto, puede parecer demasiado espiritual, religioso incluso, pero no lo es.. No soy de dogmas.
Pero sí soy de sentir la Vida y sus Leyes Universales, si sé que SOY ENERGÍA, VIBRACIÓN como todo lo que Es.

Por supuesto, cuando amamos a alguien, inevitablemente le vamos a echar de menos si le perdemos. No se trata de ignorar la pérdida. El duelo es natural, sano y necesario… pero cuanto tiempo vivirás el duelo? Está afectando a tu relación con otros seres queridos, y como te sientes contigo misma? Ese es el tema.

Si nos estamos enfocando o lamentando en la pérdida, en quién nos falta, y añadimos además significado, culpa u otras historias a esa pérdida (me abandonó, o no pude decirle lo que quería…) nos estamos perdiendo todo lo que existe y las personas que nos acompañan y conocemos AQUÍ, en este momento de nuestra vida.

¡Tu Vida! Solo tienes una. Llénate de amor cada vez que recuerdes a quién se ha ido, o aquello que se ha ido (de ser un objeto importante para ti o una circunstancia), da gracias por el tiempo vivido y compartido, háblale si sientes que queda algo por decir, y con todo ese amor y esa energía, vuelve aquí y ahora. Y a continuación ponle conciencia para disfrutar todo lo que puedas de tu vida cotidiana, con tus seres queridos.

Te diré que la mejor medicina para no sentirte sola, y de atravesar cualquier duelo de la mejor manera posible, es poder contar con mujeres como tú, que te van a escuchar, apoyar, honrar y celebrar a cada paso. En el espacio Al Calor de la Diosa no solo encontrarás varios encuentros, charlas, círculos y clases relacionados con soltar, dejar ir, el duelo, el apego, el perdón…

Lo más valioso aún que hay en Al Calor de la Diosa, es el apoyo incondicional que nos brindamos unas a otras, la apertura transformadora que activa la confianza que mueve montañas, las sonrisas cómplices, la inspiración mutua, la empatía. como se habla en el grupo, y como se escuchan! Es profundamente movilizador e inspirador sentir a las demás abrirse. Un sentimiento de ir de la mano.

El darnos cuenta que eso en lo que nos estamos ahogando le ha pasado a otras mujeres, y ya no te sientes sola ni un bicho raro.. más bien empiezas a darte cuenta y honrar tus dones, tus cualidades gracias al apoyo y la mirada del grupo.

Te invito a atravesar el portal de Al Calor de la Diosa, que es un portal para entrar en un mundo de amor, autocuidado personal, indagación, autoconocimiento, autoestima, sororidad, empatía, abrazo, compasión y también de gozo, celebración, conexión.. contigo, los demás y la Vida.

Vente al próximo circulo, y mientras, puedes comenzar a practicar con las clases que más resuenen contigo y más útiles pueden serte ahora. Puedes inscribirte para probar este enlace: https://montsekamala.com/al-calor-de-la-diosa/

Mientras cuéntame! ¿Te ha hecho vibrar este post? Se que es un tema delicado.
¿Cómo vives tu las despedidas, o la pérdida?
¿Miras mucho hacia al pasado? ¿Te impide el pasado vivir el presente?
Me encantaría leerte abajo en los comentarios.

Abrazo enorme,
Montse

tusaludemocional.com utiliza cookies con la finalidad de ofrecer un mejor servicio y experiencia de navegación. Al continuar con la navegación aceptas el uso de cookies. Mas información.

ACEPTAR
Aviso de cookies