No es autosabotaje

Deseo que estés disfrutando del momento, lista/o para dar luz a tus sueños, objetivos y proyectos, disfrutando de cada ratito en el camino. Sin autosabotearte.

Y me atrevo a decirte que el famoso autosabotaje, no lo es.. es decir, no te estás haciendo la vida imposible porque te quieras poco, que es lo típico que se suele decir, o al menos no es algo tan sencillo.

Cierto es que hay muchos posibles motivos para que surja lo que llamamos autosabotaje.

Decimos autosabotaje cuando tenemos un proyecto que nos ilusiona en mente, ya sea profesional o personal, un cambio de hábitos, una nueva creación, un nuevo producto, un nuevo hogar, un sueño por cumplir.. y sin embargo, a la hora de tomar acción solemos encontrar un montón de excusas, circunstancias, sucesos inesperados, justificaciones… de todo!! para ir retrasando que lo hagamos posible y que se convierta en una realidad.

Motivos hay muchos.. desde inseguridad y preocupación de que no salga bien, miedo a equivocarnos, o a que las consecuencias de nuestras decisiones nos pongan en un estado y circunstancias peores que las actuales, falta de autoestima…

Cuando se trata de un cambio de hábitos, diría que puede haber miedo a quién serás sin aquello en lo que te has estado identificando (y quejado) durante años.

Es a nivel inconsciente una amenaza para tu propia identidad... lo malo es que está basado en una mentira, pues se basa en “la idea que tienes de ti” cuando piensas en pequeñito, y no en tu auténtico potencial (que es el que te invita a salir de tu zona de comfort, y genera esos deseos de cambio, en primer lugar)

Por eso es tan importante conectar con tu verdad, con tu esencia, contarte una historia afín a ella, en la que te sientas la verdadera tú, esa que sonríe, se expande y vive plenamente y con confianza. Y contarte esa nueva historia una y otra vez, con amor y empatía hacia ti misma, y también abrazando este momento vulnerable de cambio, convirtiéndote en tu mejor amiga.

Este punto es clave, es uno de los 8 puntos que me están ayudando en mi cambio de alimentación, de ellos te hablaré mañana.

Partiendo de la base que estás muy motivada/motivado al cambio y que realmente es algo que sí quieres hacer (ya que si no fuera así inconscientemente, ese sería otro posible motivo de postergar y autosabotaje)

¿Sabías que en el cerebro tenemos amígdala?

Pues si. Se trata de una glándula que forma parte de nuestro sistema límbico, y básicamente hace una función de guardaespaldas para nosotros. Asegura nuestra supervivencia y quiere protegernos en todo momento.

El problema aquí es que para la amígdala es tan peligroso lo malo conocido como lo bueno por conocer.
Es decir los cambios son peligros potenciales para la amígdala, ya que nos colocan ante lo desconocido, la incertidumbre…

Es como un grandullón torpe (me viene la imagen del jorobado de Notre Dame) que si bien tiene buenas intenciones, en realidad te está sobreprotegiendo impidiéndote vivir tu verdadera vida.

Te va a traer todo tipo de recuerdos, y justificaciones, tuyas o de otros, que tengas en tu archivo de memoria, con tal de disuadirte. ¡Y esos serán tus argumentos!

Todo ello unido a que de por sí un cambio de hábito implica salir de un comportamiento habitual y automático durante un período largo de tiempo, y por tanto implica levantarse (acto de por sí incómodo y dificultoso si la motivación no es importante) a la acción, para salir de una zona relativamente cómoda, podría ser que te de argumentos necesarios para seguir postergando 10 años más, o toda tu vida.

Es curioso, que aunque eso a lo que estamos habituados sea horrible, enfermizo, nos tenga infelices y sea una lucha diaria, si es a lo que estamos acostumbrados, tanto en nuestra mente y emociones, como en nuestras acciones, nuestra amígdala lo seguirá considerando “lo cómodo y seguro”.

Por eso me atrevo a decirte que lo que llamamos autosabotaje, en realidad es la amígdala dándonos todo tipo de razonamientos mentales y sobre todo emocionales para seguir donde estamos, o volver a ello pasados unos días o meses.  Nos activa el miedo, calificando el cambio como peligroso y despídete de tu sueño.

Afortunadamente hay formas de equilibrar la amígdala y de que nuestra mente entienda de forma natural que los “razonamientos” suelen provenir de una memoria infantil, o de unas creencias determinadas por algo vivido en el pasado, a veces ni siquiera en nuestra experiencia, liberando así el miedo de forma muy amable y natural, y poniendo tu motivación y entusiasmo por lo nuevo en primera línea. Vaya un cambio.

La forma más rápida y extraordinaria que conozco para este cambio es practicar EFT Tapping. Y el 10 de Mayo vamos a comenzar una nueva edición. Si es algo que te interesa, uniéndote antes del 30 de abril accederás a 4 talleres extra de regalo.

>> Aquí tienes toda la información.

Es una formación única a la que espero que te unas, porque sé cuánto tiempo vas a ganar en tu vida para lo que realmente es importante para ti, y cuanto vas a ganar en confianza, capacidad de acción, paz y amor a ti misma/o.

Podrás así pasar a la acción y lograr tu sueño, proyecto… sin miedos que te paralicen, te bloqueen o te mantengan postergando durante años tu felicidad.

Es hora de salir del automático y tomar responsabilidad de tu vida, ¿No crees?… y puede ser mucho más fácil de lo que imaginas, teniendo muy claro en PARA QUÉ (motivación), contándote  una y otra vez TU NUEVA HISTORIA fiel a TU ESENCIA, y con el apoyo de herramientas como EFT que se ponen a tu servicio de por vida cuando las aprendes bien.

Con Amor,
Montse 

PD… Cuéntame tú!! ¿Crees que tu amígdala ha hecho de las suyas?  ¿Hay algún sueño, proyecto o cambio de hábito que sigas postergando?

tusaludemocional.com utiliza cookies con la finalidad de ofrecer un mejor servicio y experiencia de navegación. Al continuar con la navegación aceptas el uso de cookies. Mas información.

ACEPTAR
Aviso de cookies